Employee experience, ¿cómo mejorarla?

Employee experience, ¿cómo mejorarla?

Employee experience, ¿cómo mejorarla?

 

En el mundo de la empresa y los negocios se habla habitualmente de la experiencia de cliente como uno de los ejes centrales de la actividad empresarial. Sin embargo, el concepto de Employee Experience también es fundamental. En este artículo hablaremos de por qué la experiencia de las personas trabajadoras es importante y de cómo contribuye a aumentar la productividad y eficiencia de un negocio.

 

¿Qué es el Employee Experience?

El Employee Experience es el conjunto de vivencias, experiencias y percepciones que un empleado tiene sobre su relación con la empresa en la que trabaja. Se incluyen todas aquellas situaciones y condiciones que experimenta durante su trayectoria en la empresa, desde el proceso de selección hasta sus últimas interacciones.

En esencia, el Employee Experience es una visión subjetiva de la interacción empleado-empresa desde el punto de vista de la persona trabajadora. En ella entran en juego las expectativas, las condiciones de trabajo y un sinfín de variables que van a determinar el grado de satisfacción de los empleados.

Dentro de la experiencia de las personas trabajadoras, existen ciertas cuestiones que son fundamentales para aumentar el bienestar de la plantilla:

  • Que el trabajador se encuentre realizando tareas que le motivan y que le producen bienestar laboral.
  • Que el empleado sienta que pertenece a una comunidad (empresa).
  • Que la persona cuente con un bienestar financiero suficiente como para gestionar su vida.
  • Que el trabajador mantenga relaciones sólidas dentro de la empresa y con la empresa.
  • Que el empleado posea la energía y la salud suficientes como para poder llevar a cabo sus tareas.

 

¿Por qué es importante el Employee Experience?

Desde el punto de vista de la empresa, fortalecer la experiencia de los empleados es necesario para contar con una plantilla satisfecha y motivada. Cuando un trabajador no se siente complacido con su relación con la empresa, su efectividad se ralentiza, su humor y su actitud empeoran y puede que incluso termine abandonando su puesto de trabajo.

Por el contrario, la introducción de pequeños cambios que mejoren la experiencia de los empleados suele tener un impacto considerable en la productividad, tanto del propio individuo como de los equipos de los que forma parte y, en consecuencia, mejora el rendimiento general de la empresa.

Además, ofrecer una buena experiencia a los empleados propiciará un menor absentismo laboral y reducirá la rotación del personal. Los empleados se involucrarán más tanto en sus tareas como en los objetivos de la empresa, ya que su grado de responsabilidad aumentará.

 

¿Cómo mejorar el Employee Experience?

Aunque hay muchas medidas que se pueden implementar para perfeccionar la experiencia de los empleados y aumentar su bienestar dentro de la empresa, existen una serie de acciones clave que son necesarias en cualquier proceso de mejora del Employee Experience:

 

  1. Establece relaciones fuertes y duraderas con los empleados

Más allá de su puesto de trabajo, los empleados de cualquier empresa son personas con sus compromisos, responsabilidades, necesidades y preferencias. Por ello, es importante conocer su realidad y sus diferencias para poder ofrecerles oportunidades que mejoren tanto sus condiciones como su calidad de vida. Por ejemplo, contar con horarios que permitan conciliar la vida personal y laboral, así como recibir un trato personalizado que demuestre que la persona es importante para el negocio, mejorarán el sentimiento del empleado hacia la empresa.

 

  1. Ofrece planes formativos y de carrera diseñados a medida

Saber cuáles son las aspiraciones laborales de los empleados es fundamental no sólo para que estos se sientan escuchados por la empresa, sino también para que su talento y sus intereses puedan ser aprovechados en aquellos puestos que más se adecúan a sus conocimientos e inquietudes. Por eso, ofrecer planes formativos que permitan continuar especializándose y seguir creciendo laboralmente es fundamental para contar con empleados satisfechos, así como que sean conocedores de las posibilidades de crecimiento y desarrollo horizontal y vertical dentro de la compañía.

Además, teniendo en cuenta que el mercado laboral cambia y evoluciona continuamente, ofrecer planes formativos ayudará a la empresa a asegurarse de que las competencias profesionales de los empleados estén siempre a la orden del día.

 

  1. Mejora la comunicación interna y la participación

Contar con un sistema de comunicación interna honesto y claro que se preocupe por dar voz a todos los miembros de la empresa es fundamental para mejorar la experiencia de empleado. Fomentar la participación, garantizar el respeto ante todas las opiniones y fortalecer la colaboración es necesario para mejorar tanto las relaciones entre trabajadores como la eficacia de los equipos. Cuando una persona se siente libre para aportar sus ideas sabiendo que estas van a ser respetadas y son partícipes de la cultura de la empresa, el beneficio es doble: el empleado se siente valioso y la empresa se enriquece con sus aportaciones.

 

  1. Establece criterios objetivos para medir el rendimiento de los empleados

Un trabajador, que se siente poco reconocido en su desempeño laboral o evaluado bajo parámetros poco objetivos, probablemente se desgastará y desmotivará rápidamente. En este sentido, lo ideal es encontrar un término medio de calificación que evite tanto las evaluaciones meramente superficiales como los exámenes exhaustivos que asfixien al empleado.

 

En definitiva, conseguir una buena experiencia de las personas trabajadoras en la empresa es una tarea necesaria para que los empleados estén satisfechos en su puesto de trabajo y la productividad de la empresa aumente. Si estás interesado en mejorar el Employee Experience de tu negocio, en Grupo Clave contamos con los mejores profesionales dispuestos a ayudarte a conseguir tus objetivos.