Trabajo líquido

La era del trabajo líquido, la era de la información y el cambio continuo

Published On: 06 mayo 2022Categorías: Consejos

La era del trabajo líquido no es otra que la que estamos viviendo en la actualidad, en la era de la información y del cambio continuo. Los grandes avances que se produjeron en la tecnología de la comunicación y la computación durante la segunda mitad del siglo XX provocaron una revolución digital que cambió significativamente el mercado laboral.

El impacto económico y social de dicha revolución dio lugar a la globalización del empleo, dando lugar a nuevos métodos como el teletrabajo, la contratación en línea y el trabajo freelance 3.0, formado por jóvenes con gran talento y formación. Además, el uso de Internet hizo que las pequeñas empresas se abrieran a un mundo de posibilidades y se expandieran internacionalmente sin la necesidad de estar físicamente en otros países.

Debido a todos estos cambios, las empresas empezaron a relacionarse con el talento de una forma totalmente distinta, siendo mucho más flexibles en cuanto a espacios, horarios, jerarquías, etc. Así es como nació el concepto de trabajo líquido, del que vamos a hablar en este artículo.

¿Qué es el trabajo líquido? 

Cuando hablamos de trabajo líquido, nos referimos a un modelo que permite a las empresas contar en todo momento con el talento que necesitan, además de una ruptura con las instituciones y las estructuras fijas. En lo laboral, se traduce en personas trabajadoras que no se cierran a ofrecer sus servicios a una sola compañía, sino que van moviéndose entre distintos departamentos, proyectos e incluso empresas.

Las características más importantes del trabajo líquido son los horarios flexibles y la falta de jerarquías y estabilidad laboral. Se trata de destacar el talento individual de cada persona empleada y apreciar el valor que le otorga a la empresa gracias a su formación, su destreza y sus conocimientos, sobre todo en el plano digital.

También podemos definirlo como una tendencia del terreno laboral que ha visto la luz gracias a la digitalización y las nuevas tecnologías, y que plantea una nueva manera de relacionarnos profesionalmente. Las premisas fundamentales de las empresas que ya practican el trabajo líquido son: flexibilidad, digitalización y movilidad.

Y las personas que desempeñan este tipo de trabajo, ¿en qué de diferencian del resto? El trabajador líquido es una persona empleada que tiene la capacidad de adaptarse con facilidad a nuevas situaciones y trabajar desde cualquier lugar aprovechando las herramientas que ofrece la tecnología. Para muchos jóvenes, la idea de permanecer durante toda su vida en el mismo puesto de trabajo se ha convertido en algo impensable. En España, el número de “freelancers” ha aumentado un 40% en la última década, según el informe Panorama Freelance en Europa 2021, y ya suma más de 753.000 personas trabajadores.

Flexibilidad laboral

Uno de los rasgos más importantes y que más atractivo hace al método de trabajo líquido, es la flexibilidad laboral. Hoy en día, la dificultad para conciliar la vida laboral con la personal de las personas trabajadoras hace que el hecho de disponer de horarios flexibles sea una de las mayores motivaciones a la hora de buscar empleo entre los más jóvenes. Las nuevas generaciones han nacido con todas las herramientas tecnológicas a su disposición, lo que ha generado mentes globalizadas, mucho más abiertas y curiosas, que no están dispuestas a quedarse con una sola empresa o proyecto para el resto de su vida.

Espacios flexibles

Las barreras geográficas desaparecen del terrero laboral con la aparición del trabajo líquido, algo fundamental si tenemos en cuenta que cada vez son más las empresas que necesitan ofertar sus servicios fuera del panorama nacional y no disponen de medios para mandar fuera a las personas de su plantilla. Mediante este método, las tareas de las personas empleadas se pueden desarrollar desde cualquier punto de la geografía, sin interferir en la calidad del trabajo. De hecho, son muchas las personas trabajadoras que declaran sentirse más motivadas y eficaces cuando pueden elegir su espacio de trabajo y organizarse de forma más personal. Siempre y cuando se cumplan los objetivos.

Beneficios e inconvenientes

Como todos los modelos de trabajo, el trabajo líquido tiene aspectos positivos y negativos. Como beneficios, se podrían considerar los siguientes:

  1. Permite que la persona empleada no tenga la necesidad de desplazarse a una oficina, ya que admite trabajar desde cualquier lugar. Esto, se traduce en un ahorro de tiempo y una mayor eficacia a la hora de conciliar la vida laboral y la personal.
  2. Lo importante no es el número de horas trabajadas ni los horarios estrictos, sino los resultados y los objetivos que se alcanzan a través de jornadas flexibles.
  3. La estabilidad laboral deja de considerarse algo fundamental, porque las personas trabajadoras aspiran a crecer continuamente y moverse a las compañías que más aprecien su talento.
  4. Los jefes se convierten en líderes y se valora por igual a todos los integrantes de la plantilla.

Entre los inconvenientes del trabajo líquido nos encontramos:

  1. La tecnología cobra una gran importancia y obliga a las empresas a estar al día en todo lo que tiene que ver con la digitalización. Resulta imposible ofrecer movilidad y flexibilidad a las personas empleadas sin herramientas tecnológicas, ya que son dos de los pilares básicos de este método de trabajo.
  2. Implica conocer y manejar adecuadamente distintos instrumentos digitales que ayudan a las personas empleadas a desarrollar sus tareas y estar en contacto con el resto de las personas que integran la plantilla.

La pandemia provocada por el Covid-19, hizo que la era del trabajo líquido se desarrollara repentinamente por la necesidad de respetar la distancia social en los puestos de empleo, dando lugar a una nueva realidad en la que el teletrabajo ha adquirido un papel muy importante en nuestro país. Una forma flexible de trabajo que ha llegado para quedarse.  Según un estudio sobre el Futuro del Trabajo elaborado por LinkedIn, el 40% de los españoles aboga por un modelo híbrido que combine trabajo presencial con remoto.

Recuerda que las compañías que tengan implantados estos modelos están obligadas a elaborar una política interna de desconexión digital y uso de medios y equipos informáticos. Este protocolo trata de garantizar la seguridad y salud de sus personas trabajadoras, así como hacer efectivo el derecho a la desconexión digital y a la intimidad en el uso de los dispositivos digitales que la empresa pone a su disposición.

En Grupo Clave contamos con un equipo experto en asesoramiento jurídico laboral, ofreciendo asesoramiento jurídico estratégico y preventivo que contribuya a la toma de decisiones en la dirección y gestión de los recursos humanos.

Servicios jurídicos para empresas

Comparte este artículo

Categorias

Entradas recientes