Entrevista en Clave: Noemí Camblor

Entrevista en Clave: Noemí Camblor

Entrevistas en Clave: Noemí Camblor

 

Si algo es importante en cualquier empresa, son las personas que la componen. Cuidar el talento, potenciarlo y mantenerlo es esencial para generar empresas con un músculo profesional potente que establezca unas bases que en el futuro se convertirán en expansión y beneficios para los negocios.

 

En Grupo Clave sabemos que el desarrollo personal de los trabajadores es imprescindible. Descubre a Noemí Camblor, nuestra Training Business Development Manager responsible del área de formación para empresas.

 

  1. ¿Qué papel juega la formación en el tejido empresarial?

 

El tejido empresarial cada vez necesita de más y mejores herramientas para no solamente evolucionar, sino incluso mantenerse. Si hasta hace un par de años hablábamos del entorno VUCA (Volátil, Incierto, Complejo y Ambiguo), en la actualidad el término ya está obsoleto y hablamos del entorno BANI en el que la definición de la situación económico-social es incluso más desconcertante: B- Frágil, A-Ansiedad, N-No lineal, I-Incomprensible.

 

En este complejo y duro contexto, la formación juega un papel fundamental para fortalecer y desarrollar las empresas.

 

 

  1. ¿La formación en las personas trabajadoras afecta al desarrollo de los negocios?

 

Muy unido con lo anteriormente expuesto está la imperiosa necesidad de la constante actualización de los perfiles a nivel técnico y en nuevas herramientas que puedan optimizar los procesos de trabajo; asimismo, aunque las habilidades personales ya desde hace muchos años se han entendido como partes indispensables de la competencia del trabajador, han nacido otras nuevas fundamentales para los negocios hoy en día: la resiliencia y la creatividad; ambas son capacidades únicas de las personas.

 

Si nuestros equipos desarrollan las habilidades necesarias para actualizarse constantemente, la empresa podrá afrontar cambios y evoluciones dentro de sus mercados. Y, por cierto, esto ocurrirá si no sólo las empresas sino también, las personas que las componen desarrollan otra habilidad esencial; Aprender a aprender, y además son capaces de responsabilizarse de su propia evolución.

 

  1. ¿Cómo está afectando la situación actual a la forma de impartir/recibir formación?

 

La formación ha evolucionado mucho en los últimos años, se ha ido adaptando a las necesidades de nuevos contenidos y metodologías, pero ahora como nunca se está teniendo en cuenta la necesidad de adaptarse a cada persona. Por lo tanto, la manera de impartir formación cambia en su contenido, pero también en su forma de trasladar los conocimientos diseñando un entorno de aprendizaje en el que el participante es el centro de la formación, de tal manera que se logre crear una Experiencia de Aprendizaje.

 

 

  1. En marketing es más sencillo mantener a un cliente que captar a uno nuevo, ¿sucede lo mismo con el talento? ¿es mejor formar a un trabajador que encontrar a alguien que esté ya formado?

 

Como bien apuntó Richard Branson: “Forma bien a tus trabajadores para que puedan irse, trátales mejor para que no quieran marcharse”. Y es que el talento interno es muy valioso: el know-how interno de quien lleva tiempo en la compañía, su compromiso con la marca, su experiencia para entender los entresijos del negocio…, se capitalizan inmediatamente. Por ello, no solo es necesario mantenerlo sino evolucionarlo y hacerlo crecer adecuadamente dentro de la compañía. Digamos que el viaje de madurez de la empresa y la persona deben ir de la mano.

 

Formar y cuidar al talento es una inversión que revierte en la compañía al cien por cien, pero no siempre se puede realizar todo con los perfiles actuales, hay momentos en los que necesitas incorporar otros talentos que aporten conocimientos y experiencias diferentes a las internas. Aquí la clave es saber hacer una selección profesional para dar con el candidato idóneo y una vez incorporado por supuesto, continuar desarrollándolo.

 

  1. ¿Puede ser negativo un exceso de formación de los empleados?

 

De todos es sabido que el conocimiento ni ocupa lugar ni resta a nadie en su crecimiento personal; sin embargo, la excesiva carga de horas de formación o la no idoneidad de los contenidos para un perfil puede ser un problema en tanto y cuanto la persona puede sentir que está perdiendo el tiempo desmotivándose frente al esfuerzo que sin duda es aprender y además, si esa formación no es aplicable a los puestos, la compañía puede estar incurriendo en un gasto en lugar de estar haciendo una inversión, que es lo que debe ser.

 

  1. ¿Cuáles son las formaciones más solicitadas por las empresas?

 

Cada sector tiene sus particularidades por supuesto, y hay formaciones clásicas que no se pueden obviar como es toda la formación relativa a PRL, herramientas para la productividad clásicas, sistemática comercial o el desarrollo de líderes.

 

Lo que ocurre ahora es que todo cambia tan rápido que la formación que se demanda evoluciona igual de rápido, por lo que en este momento, todo lo relativo a Transformación Digital, trabajo en equipos deslocalizados, nuevas maneras de aproximarnos comercialmente al mercado, el trabajo por proyectos, un paso adelante en un liderazgo moderno, desarrollo de habilidades como la creatividad, resiliencia, intraemprendimiento, o la creciente demanda del cuidado del bienestar emocional y salud física del empleado, son todos temas muy en boga.

 

  1. ¿Existe algún sector en el que las empresas inviertan más en formación?

 

Las necesidades de inversión en formación varían en función no solo del sector sino también del momento por el que atraviese la compañía. Sin duda están invirtiendo mucho en formación aquellos sectores en los que la reconversión o adaptación a los nuevos retos aparecidos por el rápido desarrollo de la tecnología provocan la necesidad de tener a sus perfiles actualizados, o evolucionados y desarrollados en nuevas habilidades, o aquellas que sienten que deben dar un paso adelante en la forma de acercarse al cliente y comercializar su oferta a través de otros canales están trabajando en formar a su fuerza comercial de manera más innovadora. Cada sector y momento de las compañías requieren poner el foco en diferentes formaciones.

 

  1. ¿Qué puede ofrecer Grupo Clave en materia formativa?

 

Nosotros podemos servir a nuestros clientes en primer lugar, en ser sus consultores en materia de formación, asesorándoles sobre cómo desarrollar sus perfiles en función de los objetivos y retos a los que la compañía se esté enfrentando. En segundo lugar, vivimos el mundo de la formación a diario, estamos inmersos en ella, trabajamos junto a clientes de todos los sectores en toda España, por lo que nuestra visión sobre la formación y tendencias en la misma ayuda a nuestros clientes a enfocar correctamente su plan de formación. Y por último, podemos ofrecerles soluciones en liderazgo, habilidades, conocimientos técnicos, desarrollo comercial, transformación digital, bienestar y salud…, tenemos 30 años de experiencia en soluciones de todos los ámbitos pero lo más importante para nosotros es acompañar a nuestros clientes, entenderlos, hablar su mismo idioma, para diseñar la mejor solución personalizada, eficiente y transformadora.