La carga de trabajo excesiva es una de las principales razones por las que las personas se sienten insatisfechas en su trabajo y, en consecuencia, perjudica la actividad de las compañías. En este artículo te contamos cuáles son las causas de la sobrecarga de tareas, cómo afectan a nivel individual y empresarial y qué se puede hacer para mudar esta situación. 

¿Qué es el overwork y cuáles son sus causas? 

El término “overwork” hace referencia a una carga de trabajo excesiva que reduce la productividad de los empleados e impide la plena consecución de los objetivos marcados. Entre los motivos por los cuales se produce esta sobrecarga, caben destacar los siguientes: 

  • Un número elevado de reuniones en las que no se tratan asuntos relevantes, o bien hay empleados que no tendrían por qué estar en ellas. 
  • La baja coordinación y organización entre los miembros de un equipo y entre los grupos de trabajo, lo cual genera caos y confusión en el día a día de las personas trabajadoras. 
  • La descompensación entre el tiempo de trabajo y el tiempo de descanso, pues el cerebro necesita tomarse un respiro para poder rendir al máximo y no ralentizar la productividad. 
  • Asumir demasiadas tareas, lo cual obliga al trabajador a realizar horas extra para poder finalizarlas. 
  • Las expectativas mal gestionadas, como creer que cuanto más trabajo se lleve a cabo más valía personal o profesional se obtiene. 

¿Cómo afecta la sobrecarga de trabajo? 

El overwork tiene consecuencias negativas para la persona que lo sufre y sus efectos, afectan tanto a su vida personal como laboral, entre los que se encuentran: 

  • Pérdida de memoria 
  • Problemas para dormir y descansar 
  • Estrés 
  • Depresión 
  • Frustración 
  • Baja productividad
  • Falta de empatía 
  • Poca tolerancia a las críticas  

¿Por qué la carga de trabajo excesiva también es perjudicial para la empresa? 

Además de ser dañino para los trabajadores, el overwork afecta negativamente a las compañías. Al contar con personas saturadas e incapaces de trabajar en pleno uso de sus facultades, el rendimiento de los equipos desciende y, con ello, la producción general de la organización. Si no se ataja a tiempo esta cuestión puede llegar a suponer un serio problema para la empresa. 

Asimismo, la sobrecarga de los empleados también puede tener consecuencias negativas para la empresa a nivel económico. Si los trabajadores realizan demasiadas horas extra porque están cansados y rinden menos en sus tareas, la compañía deberá pagar dichas horas, aunque estará asumiendo un coste mayor por los mismos resultados. 

Trucos para reducir la carga de trabajo 

El overwork es un problema que se debe detener tanto desde el plano individual como desde la propia empresa. En cada una de estas dimensiones, existen una serie de pautas que ayudarán a minimizar la sobrecarga de tareas y a aumentar la productividad en el trabajo: 

 

1. A nivel individual 

  • Designa un tiempo específico para cada tarea que vayas a realizar. De este modo, evitarás emplear tiempo innecesario en algunas actividades que tienes que llevar a cabo y podrás mantener controlado tu lado más perfeccionista. 
  • Organiza tu trabajo por adelantado. Planifica el día anterior aquello que tendrás que hacer al día siguiente y prioriza según la relevancia de cada tema. Esto te servirá para ser más eficiente en tu desempeño. 
  • Establece tiempos de descanso realistas y utilízalos para relajarte y, mientras estés trabajando, procura mantener al mínimo las distracciones como, por ejemplo, las redes sociales.  
  • Aprende a delegar tareas. En lugar de intentar tenerlo todo bajo control, confía en las personas adecuadas para que te ayuden a sacar adelante la carga de trabajo. 

 

2. A nivel empresarial

  • Elimina las reuniones innecesarias. Realiza simplemente las imprescindibles y convoca sólo a las personas necesarias. 
  • Mejora la comunicación entre la plantilla y entre los líderes y sus equipos. De este modo, todos se sentirán más cómodos en el momento de pedir ayuda con tareas que no son capaces de resolver y que les están lastrando, o si no son capaces de abarcar todo el trabajo designado. 
  • Realiza un reparto racional de las tareas a los miembros del equipo. Calcula, de manera realista, cuánto lleva realizar cada una de ellas y luego, asígnaselas a aquellas personas que mejor las puedan llevar a cabo. Si no eres la única persona encargada de establecer las tareas, recuerda siempre la carga de trabajo que pueda entrar por otro lado. 
  • Aprende a confiar en tus empleados y reduce las revisiones de control de las tareas de empleados con experiencia. 

 

En este artículo te hemos contado qué es el overwork, cuáles son sus causas y cómo reducir la carga de trabajo de tus empleados. Si tú también cuentas con este problema, desde Grupo Clave te asesoramos para que puedas conseguir que tus equipos de trabajo mejoren su desempeño y su productividad, lo cual repercutirá positivamente tanto en el ambiente laboral como en el rendimiento general de la empresa.