COVID-EX, PRUEBA DE FUEGO PARA LA CULTURA CORPORATIVA

COVID-EX, PRUEBA DE FUEGO PARA LA CULTURA CORPORATIVA

En tiempos de crisis, los trabajadores son más conscientes que nunca de cómo les tratan las empresas para las que trabajan y cuál es realmente el compromiso de las compañías con su plantilla. Las firmas que no sean responsables con la importancia que tiene en estos momentos gestionar la experiencia de sus empleados de forma correcta, tarde o temprano acabarán perdiendo el mejor talento y lo tendrán complicado para prosperar en esta nueva normalidad. Es momento de fortalecer el compromiso del equipo para levantar nuestras empresas y afrontar las dificultades que están por venir.

Las prioridades han cambiado. Ante esta coyuntura, las personas anhelarán más que nunca la estabilidad laboral, pero con eso no será suficiente. El liderazgo moderno exigirá escuchar a los trabajadores para construir una nueva cultura de empresa basada en la confianza y la libertad. Los profesionales buscarán dar un verdadero sentido a su actividad profesional más allá de lo estrictamente económico, modelos de trabajo flexibles evaluados por objetivos que les permitan conciliar con su vida familiar y, por supuesto, sentirse a gusto y valorados por la organización para la que trabajan.

Employee Experience

La respuesta para poder reconstruir juntos nuestras compañías y erigir un futuro favorable para todos pasa primero por saber cómo se encuentran nuestros empleados. Hoy es imprescindible escucharles y entender cómo han vivido y están viviendo esta crisis sanitaria y económica, qué es importante para ellos y qué necesitan para recuperar su confianza y su compromiso. Los tiempos difíciles pueden sacar lo mejor de las personas, de nosotros depende conseguir motivar al equipo para que dé lo mejor de sí mismo y desarrolle un sentimiento de pertenencia que lo implique al 100%.

Una buena gestión de la experiencia del empleado, caracterizada por dar una respuesta adecuada en los momentos críticos de su vida tanto profesional como personal, supondrá un elemento multiplicador y podrá abrirnos una gran ventana a nuevas oportunidades. Además, claro está, de ayudarnos a aumentar la productividad, ya que está demostrado que los pequeños cambios en el bienestar de la plantilla generan un gran impacto en su rendimiento que repercute sobre el global de resultados.

La comunicación interna se vuelve clave para lograr trabajadores comprometidos; sobre todo en el obligatorio sistema de trabajo a distancia actual. El equipo debe mantenerse constantemente comunicado e informado, reforzando los mensajes clave que inculquen la filosofía corporativa, buscando su feedback constante para conseguir que se sientan implicados, aprovechando para recordar lo que se está haciendo bien y mejorando todo lo que esté en nuestras manos. Las empresas tienen que considerar al empleado como su cliente interno y darle a la cultura corporativa la importancia que realmente se merece, ahora ya no se trata de una elección.

No debemos olvidarnos de que son uno de los principales embajadores de marca ante clientes y proveedores, cada vez más exigentes y con una mayor sensibilidad hacia los valores de la compañía. Un modelo basado en la experiencia que viven los empleados se hace cada vez más necesario para generar un verdadero impacto en la plantilla, por lo que escucharlos y conocerles será un primer paso para poder realizar cambios. Una vez sepamos cómo están nuestros trabajadores podremos definir cómo queremos ser como compañía.

El estado emocional de los empleados es un gran termómetro para calibrar la organización. Y tú, ¿sabes cómo se encuentra tu plantilla? Te ayudamos a descubrirlo con nuestro nuevo servicio de consultoría #EmployeeExperience. Contacta con nuestro equipo de recursos humanos a través del siguiente, te ayudarán a tener una foto real de cuál es la situación y trabajar para ganarte la confianza y el compromiso de tu equipo y poder reedificar juntos este nuevo futuro. Compartimos contigo la presentación AQUÍ