Hábitos para un buen ambiente laboral

Hábitos para un buen ambiente laboral

Hábitos para un buen ambiente laboral

Contar con un buen ambiente laboral es fundamental tanto para el rendimiento de los equipos como para la productividad general de la empresa. Cuando el clima de trabajo es poco agradable, es común que los empleados se sientan desmotivados y que afloren los conflictos entre ellos. Por ello, implantar hábitos que favorezcan la colaboración y empatía entre los miembros de un equipo es crucial para que todos se sientan estimulados y satisfechos con su día a día en el trabajo.

¿Cómo saber si el ambiente laboral de mi empresa necesita mejorar?

Cuando llevamos mucho tiempo trabajando en un sitio y nos hemos acostumbrado a sus dinámicas, a menudo perdemos perspectiva sobre lo que está sucediendo. Por ello, podría ser que el ambiente laboral de tu empresa no sea bueno y que los trabajadores lo estén sufriendo, pero no te estés dando cuenta. Para saber si necesitas mejorar el ambiente laboral, fíjate en si se cumplen estos aspectos:

  • El jefe no confía en sus empleados, por lo que no tiene en cuenta sus opiniones ni sus necesidades.
  • Existen muchos conflictos y tensiones que entorpecen la consecución de objetivos comunes y deterioran las relaciones entre compañeros y el trabajo en equipo.
  • Los logros de los demás no son reconocidos.
  • Cuando surge un problema, la prioridad no es encontrar una solución, sino determinar de quién ha sido la culpa.
  • No se respetan los horarios y se sobrecarga de trabajo a los empleados.

Si has identificado varios de estos comportamientos en tu empresa, es hora de implementar nuevos hábitos que permitan mejorar el ambiente laboral. A continuación, te contamos cuáles.

6 hábitos para lograr un buen ambiente laboral

1. Respeto por los compañeros

Respetar a los compañeros de trabajo es un aspecto fundamental para que un ambiente laboral sea bueno. Escuchar las opiniones de los demás y no juzgar al resto es clave para que exista armonía, sobre todo teniendo en cuenta que no todos los integrantes de un equipo van a tener el mismo grado de relación. De hecho, es probable que existan diferencias importantes entre ciertos miembros, pero, si el respeto por los demás se ha instaurado como norma, será más fácil sortear esos desencuentros.

2. Escucha activa

Cuando tus compañeros de trabajo se dirijan a ti, escucha con interés todo lo que tienen que decirte. Ya sea que esa otra persona te esté expresando lo que necesita, lo que piensa, contándote algo que es relevante o, simplemente, haciendo un comentario sin importancia se está comunicando contigo y, por lo tanto, espera tu atención. Si, además, eres el líder del equipo, escuchar a tus trabajadores te ayudará a conocer cuáles son sus problemas, necesidades e ideas, aportándote información para saber si algo no está funcionando como debería. En consecuencia, podrás tomar las medidas que consideres oportunas para mejorar el ambiente laboral.

3. No pierdas la calma ante los problemas

Cuando surge una crisis o un problema, es fácil dejarse llevar por el pánico, ponerse en lo peor e, incluso, perder los papeles. Sin embargo, ser capaces de tomarse las cosas con calma y pausadamente no sólo hará más fácil la resolución del conflicto, sino que también ayudará a que tanto tú como tus compañeros trabajéis en conjunto para poder llegar a una solución. De este modo, la aparición de un problema puede incluso ser una oportunidad para fortalecer los lazos entre trabajadores.
Si eres el líder de un equipo y el primero en enterarte de la crisis, saber mantener la calma y transmitir los mensajes apropiados en el momento preciso también es fundamental para mantener un buen ambiente laboral, de esta forma, mostrarás seguridad y darás confianza a tus empleados.

4. Reconoce los logros de tus compañeros/empleados

A todo el mundo le gusta celebrar cuando algo sale bien, especialmente, cuando se han invertido horas de esfuerzo en conseguirlo. Por eso, cuando alguno de tus compañeros consiga algo importante, bien para la empresa o para él mismo, felicítalo y celébralo con él. Si eres el líder del equipo, esta norma es de obligado cumplimiento, ya que contar con trabajadores a los que se les reconoce lo que hacen es fundamental para contar con un buen ambiente laboral.

5. Ten una actitud positiva

Tener una actitud pesimista y negativa repercute gravemente en el ambiente laboral. Si los empleados acuden a su puesto de trabajo, día tras día, enfocándose únicamente en el lado malo de las cosas, la atmósfera de la empresa será deprimente. Si, por el contrario, los trabajadores acuden motivados y positivos a trabajar, el clima laboral mejorará mucho porque todo el mundo estará intentando hacer sus tareas lo mejor posible. Con una actitud adecuada, incluso se afrontarán las dificultades desde un punto de vista más eficiente.

Tal y como hemos visto, tener un ambiente laboral positivo es fundamental para que los equipos puedan rendir y que la empresa sea productiva. Si quieres saber más sobre cómo conseguir una atmósfera de trabajo ejemplar, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.