En la mayor parte de las empresas, el trabajo de los empleados está marcado por unas directrices claras y concisas que determinan qué es aquello que se debe hacer. Sin embargo, mientras que tener unas normas y unas rutinas es fundamental para poder trabajar individualmente y en equipo, también es importante promover la creatividad, puesto que es la base de la innovación y el desarrollo de cualquier organización. Por eso, en este artículo te contamos en qué consiste esta capacidad y cómo impulsar la proactividad de la plantilla. 

 

¿Qué es la creatividad empresarial? 

Es el proceso de generación de ideas originales y conceptos novedosos en el ámbito de las organizaciones. Tiene lugar cuando las personas trabajadoras colaboran entre sí aportando su visión y sus ideas, de forma que el poder transformador de la compañía crece y, con él, las probabilidades de éxito. 

Puede suceder que, en algunas empresas, existan personas altamente creativas, pero que, debido a las circunstancias de trabajo o a la cultura de la empresa, su ingenio esté desaprovechado. Por eso, es importante promover tanto un ambiente laboral que favorezca y valore las aportaciones de los miembros de la plantilla como acciones y actitudes que contribuyan a aumentar la participación por parte de los trabajadores. Sin proactividad no hay creatividad. 

 

Claves para fomentar la iniciativa de los empleados 

Cuando se trata de estimular la participación de las personas trabajadoras de una empresa, la figura del líder es fundamental, puesto que, es la persona que dirige el equipo y establece las reglas del juego. En este sentido, existen una serie de medidas que, cuando son puestas en práctica por los jefes, facilitan la aportación de ideas por parte de los trabajadores: 

 

  • Gestionar los errores de forma constructiva 

Si cada vez que algún miembro del equipo incurre en una falta y sus superiores lo castigan, ridiculizan o le faltan al respeto, el trabajador terminará por no sentirse cómodo y dejará de compartir sus ideas con el resto. En lugar de actuar de este modo, sería más productivo invitar a la reflexión y tratar el error como una oportunidad para aprender. 

Además de predicar con el ejemplo, un buen líder también se asegurará de que el resto de los compañeros del equipo adquieran la misma actitud hacia los errores, fomentando, de este modo, un clima laboral en el que los fallos son parte de la enseñanza. 

 

  • Empoderar a los empleados 

Exigir a las personas trabajadoras que pidan permiso para realizar cualquier acción en su lugar de trabajo terminará por alienarlos. En otras palabras: no dejar que los empleados se expresen libremente es la forma más rápida de eliminar la iniciativa y la creatividad 

Teniendo esto en cuenta, un líder comprometido será aquel que no revise al milímetro cada uno de los pasos del trabajador, sino que, por el contrario, sea capaz de delegar tareas y de motivar a los miembros del equipo para que tomen decisiones por sí mismos y realicen propuestas con total libertad. 

 

  • Reconocer los méritos y logros de los demás 

Cuando los empleados de una empresa se implican a fondo y ponen todos sus esfuerzos en conseguir los mejores resultados, es labor de un líder hacer que dichas personas se sientan valoradas, tanto por el jefe como por sus compañeros y por la organización. De este modo, los trabajadores se sentirán alentados a continuar comportándose de esa forma, maximizando las probabilidades de éxito de la compañía. 

Al contrario, cuando no existe ningún tipo de gratitud hacia la implicación de las personas que conforman un equipo, lo más probable es que su motivación para realizar nuevas propuestas y aportar sus ideas se reduzca. Por ello, para aumentar la participación y el ingenio, es importante reconocer siempre el esfuerzo de la plantilla. 

 

  • Utilizar técnicas como el brainstorming 

El uso de diferentes herramientas y actividades grupales, siempre que tengan lugar en un ambiente seguro, tranquilo y de confianza donde las palabras de los demás no sean juzgadas, ayudará a que los empleados se sientan más proclives a compartir sus ideas. Por ejemplo, se puede usar el brainstorming, es decir, la lluvia de ideas, para solucionar problemas o realizar nuevas propuestas que motiven a los trabajadores a participar.  

 

Beneficios para la empresa 

Fomentar la iniciativa de los empleados contribuye directamente a incrementar la creatividad y, de este modo, la organización se beneficiará de distintas maneras, tanto a nivel de personal como a nivel empresarial. 

 

Mejoras en los equipos 

Cuando se deja de ahogar el ingenio de los individuos de una empresa, su talento crece de forma considerable y, consecuentemente, también aumentan las capacidades de los equipos. Precisamente por ello, la eficiencia de los grupos de trabajo se vuelve mayor al contar con personal implicado y capaz de proponer ideas disruptivas y soluciones novedosas, lo cual no sólo tiene repercusión en los propios flujos de trabajo internos, sino también en el desarrollo de la propia empresa. 

 

Progreso de la compañía 

Iniciativa y creatividad son parte fundamental de cualquier empresa exitosa. En concreto, estos son algunos de los beneficios que caracterizan a las organizaciones que valoran y promueven la proactividad y el ingenio de sus empleados: 

 

  • Evita el estancamiento 

Si una compañía no cuenta con ideas nuevas, le resultará imposible avanzar y desarrollarse, lo cual es altamente peligroso en el mundo actual, donde todo está en constante cambio y evolución. Fomentar la participación de los individuos es fundamental para progresar. 

 

  • Aumenta la experiencia 

Probar cosas nuevas siempre resulta enriquecedor, ya sea porque el experimento resulta exitoso y se consiguen mejoras en algún ámbito, o porque éste ha fracasado, aportando nuevos aprendizajes a la empresa. Sea cual sea el caso, el equipo se habrá enriquecido con la práctica. 

 

  • Incrementa la diferenciación 

En un mercado donde muchas compañías compiten por ofrecer los mismos servicios, conseguir destacar entre la multitud es el deseo de cualquiera. Gracias al ingenio y a la proactividad de los grupos de trabajo, será más fácil crear una identidad empresarial propia que no sólo sirva para posicionarse mejor que la competencia, sino que también consiga atraer talento a la organización. 

 

En este artículo te hemos contado cómo fomentar la iniciativa de los trabajadores para incrementar la creatividad empresarial. Si estás buscando conseguir equipos motivados, capaces de proponer ideas innovadoras y soluciones novedosas y conseguir que, gracias a ello, tu empresa consiga desarrollarse de manera exitosa, en Grupo Clave contamos con servicios de formación y desarrollo diseñados específicamente para cada caso con los que podrás conseguir todos tus objetivos.