ciclo de vida del trabajador

¿Qué es el ciclo de vida del trabajador/a?

Published On: 13 enero 2022Categorías: Talento

En el trabajo, al igual que en muchas otras facetas de la vida, las personas pasan por distintas etapas, y cada una con sus particularidades. En este artículo te contamos qué es el ciclo de vida de una persona trabajadora y cuáles son sus fases. ¡Continúa leyendo! 

 Ciclo de vida de una persona trabajadora: ¿qué es? 

El ciclo de vida de una persona trabajadora hace referencia a las distintas etapas por las que pasa un individuo en relación con la empresa en la que desempeña sus labores profesionales. Ésta abarca desde el momento de detección de talento hasta el momento en el que abandona la organización. 

Conocer las fases por las que pasa una persona trabajadora es beneficioso tanto para el departamento de Recursos Humanos, ya que se podrán detectar mejoras, optimizar procesos internos y perfeccionar la gestión del talento, como para los integrantes de la plantilla, puesto que verán sus necesidades atendidas en todo momento y alcanzarán un nivel más alto de satisfacción. 

A continuación, te contamos los 6 estados por los que pasan las personas trabajadoras durante su relación con la compañía. 

Las 6 etapas del ciclo de vida de una persona trabajadora 

1. Atracción

Para tener una plantilla formada por individuos de gran talento es necesario encontrar una forma de atraerlos. Para ello, es fundamental que la imagen de la empresa como marca empleadora sea atractiva y que las ofertas de trabajo inciten a la persona a postularse para el puesto. Este es el primer contacto de un/a candidato/a con la organización, y, si no se aprovecha bien, es probable que muchas personas talentosas nunca lleguen a mostrar interés por la compañía. En este sentido, contar con un employer branding fuerte es de gran ayuda. 

2. Reclutamiento 

Esta etapa se corresponde con el proceso en el que un/a potencial trabajador/a se interesa por una vacante y, si el departamento de recursos humanos lo considera apropiado, le realiza una o varias entrevistas. En este punto, es esencial que la comunicación por parte de la compañía sea clara, directa y fluida, y que los pasos a seguir estén bien estructurados. Es preciso dejar claro qué se está buscando, pero también escuchar de manera activa al potencial candidato/a. 

 3. Onboarding 

Esta fase hace referencia a la entrada de una persona trabajadora en una compañía: es el proceso de bienvenida que tiene lugar desde el momento en el que se le comunica al individuo que va a ser contratado hasta varios meses después de su incorporación.  

Durante este proceso hay momentos clave como, por ejemplo, el primer día de trabajo, donde la persona trabajadora se formará una primera impresión de la compañía, y la primera semana, durante la cual se le explicarán tanto el funcionamiento de los distintos procesos de la empresa como las funciones de su puesto. Tal y como explicamos en este otro artículo, realizar un proceso de onboarding claro y estructurado es necesario para que la persona se integre plenamente en la organización. 

4. Desarrollo del talento 

Esta etapa comienza cuando la persona trabajadora ya se ha adaptado a su puesto de trabajo. En ella es importante seguir estimulándola, presentándole oportunidades de formación, desafíos y objetivos ambiciosos pero realistas que le permitan crecer como persona trabajadora. También es recomendable diseñar trayectorias profesionales acordes a las preferencias de la persona y que vayan en sintonía con las necesidades y oportunidades de la empresa.  

 5. Retención del talento 

En este periodo se hace alusión a la capacidad de la empresa para conseguir que los individuos talentosos se sientan cómodos en la organización. Para contar con personas trabajadoras que se encuentren satisfechas en sus puestos de trabajo es necesario labrar cuestiones como el sentimiento de pertenencia, el reconocimiento de los méritos y logros y la comunicación activa, entre otras. 

 6. Offboarding 

La etapa de offboarding se refiere al proceso mediante el cual la persona trabajadora se desvincula de la compañía, es decir, cuando deja de trabajar para ella. En este momento se da por finalizada la relación entre la persona trabajadora y la empresa. Las razones para ello pueden ser múltiples, pero, en cualquier caso, es recomendable facilitar la transición tanto de la persona que se va como la del resto den los integrantes del equipo de trabajo que se quedan y pueden sentirse desconcertados o desanimados. 

 

Consultoría de Recursos Humanos

 

Como te hemos explicado, el ciclo de vida de una persona trabajadora pasa por diversas fases, y cada una de ellas cuenta con sus propias particularidades. En Grupo Clave contamos con un equipo de consultoría senior con perfiles multidisciplinares que te ayudarán a mejorar los procesos de reclutamiento con un enfoque 360º para que puedas sacarles el máximo partido. ¿Hablamos? 

Comparte este artículo

Categorias

Entradas recientes